Mastín Napolitano

Origen del Mastín Napolitano

Para entender el origen del Mastín Napolitano tenemos que remontarnos varios años atrás a la época del imperio romano. El Mastín Napolitano es descendiente del Mastín Tibetano, un moloso muy popular en estas épocas.

La palabra mastín proviene del latín “massivus” y quiere decir “que es macizo” y si hay algo que es seguro es que estos perros conviven con el ser humano hace muchísimos años. Si bien no se puede afirmar con precisión cuál es el origen y la historia exacta de los mastines, se sabe que por lo menos llevan conviviendo con el ser humano desde el año 300 A.C.

Hay dos versiones que circulan sobre el origen de este tipo de perros; La primera se remonta a la época de Alejandro Magno. Esta historia relata que el comienzo de estos tipos de perros se dio en Asia y que en la expedición de Magno los griegos los adoptaron. Más adelante los mismos griegos fueron quienes dieron a conocer a estas hermosas y enormes mascotas a los romanos que en sus comienzos los utilizaban para espectáculos de combates.

El segundo relato narra que los mastines provienen de los Fenicios quienes fueron los encargados de llevar esta clase de perros a Britania en el año 500 A.C. Fue allí que se inicia la población de este tipo de perros en toda Europa.

Más allá de todos los supuestos orígenes que puede llegar a tener el Mastín lo que si se puede asegurar es que el Mastín Napolitano es descendiente del Mastín Tibetano, un Moloso utilizado tanto en la guerra como en los combates contra gladiadores u otros animales de buen tamaño como toros, osos y leones.

El lugar de origen del Mastín Napolitano reside en la Península Salentina pero se lo identifica más con Nápoles y Campania debido a que esta raza estuvo a punto de desaparecer en Europa debido a las guerras y problemas climáticos y a pesar de ello en Nápoles la cría de estos perros continuaba. Se estima que esta raza está en Campania desde hace ya más de dos mil años.

Carácter y personalidad de la raza

Principalmente si se le quiere buscar una virtud en la que destaque y basándonos en su historia sería un perfecto perro de combate y de guardia. Primero por su aspecto feroz y su gran tamaño y en segundo lugar por su fuerza y peso. Además por su estructura compacta resisten el dolor físico y tienen una enorme valentía.

A pesar de lo nombrado con anterioridad si estos perros son adiestrados y socializados de forma correcta tienen un carácter que los hace ideales para convivir en familia ya que son pacíficos, equilibrados y son conscientes de la fuerza y el tamaño que poseen.

Resta agregar que por lo general estos mastines tienden a ser silenciosos, disfrutan de la compañía de niños. En cuanto a la convivencia con otras mascotas u otros perros hay que tener en cuenta que por naturaleza, a pesar de disfrutar de la compañía suele ser dominante.

Imágenes de Mastines Napolitanos

Características físicas

Sin duda estamos hablando de una raza con un físico imponente, en el cual resalta no solo su fuerza, sino también su enorme cabeza. Esta última llama enormemente la atención ya que, a pesar de ser corta, es de un gran tamaño, con unos pliegues en la papada que son muy característicos. Su hocico es de forma cuadrada y tamaño grande, dejando en evidencia una mandíbula fuerte. Sus ojos son redondos, oscuros y pequeños comparados con el resto del cráneo. Sus orejas también son pequeñas, con forma de triángulo y en caída hacia ambos lados de la cabeza del Mastín Napolitano.

Su cuerpo, macizo, robusto y poderoso, presenta la forma rectangular, lo que significa que es más largo que alto (aproximadamente un 10%) . Su pecho es muy ancho, sus extremidades son largas y gruesas. En cuanto a su cola es de tamaño medio-largo, siendo bastante gruesa en la base y afinándose hacia la punta. Además, la suele llevar siempre a altura media.

Esta raza está clasificada como gigante, ya que presentan un peso mínimo para las hembras de 50 kg y para los machos de 60 kg. El peso máximo depende bastante de cada ejemplar, pero es frecuente que superen los 75 kg. Su altura a la cruz varía, en el caso de las hembras entre 60 cm y 70 cm; y en el caso de los machos oscila entre los 65 cm y 78 cm.

Su pelaje es corto pero muy denso, suele presentarse de color gris (en sus distintas tonalidades), aunque también hay ejemplares de color marrón, negro o atigrado. También hay que aclarar que es áspero al tacto y que en los estándares de la raza se admiten pequeñas manchas blancas en las patas o en el pecho. Por último, su esperanza de vida oscila entre los 8 y los 10 años. Prácticamente lo usual en las razas de este tamaño.

Salud y posibles enfermedades

El Mastín Napolitano es una raza que sufre de varias enfermedades, algunas hereditarias y otras debido a su gran tamaño. A continuación resumimos las principales complicaciones de la raza:

Displasia de cadera

El Mastín Napolitano es una de las razas más propensas a sufrir este problema.

Es desarrollada en la mayoría de los casos por una malformación hereditaria. Cuando aparece este problema lo que ocurre es un desplazamiento de la cadera que tiende a provocar intensos dolores y cojera en el animal. Los perros que se ven afectados por esta enfermedad tienden a tener dificultades para desarrollar actividades comunes como caminar, correr, saltar, subir una escalera e incluso recostarse o sentarse. En los casos más avanzados o que no han sido tratados, la displasia puede llegar a incapacitar totalmente al animal

Demodicosis

La Sarna demodéctica es uno de los tipos de sarna más comunes en presentarse en los perros. Se la suele conocer más por él nombre de sarna roja debido al enrojecimiento de la piel del perro que la padece. La también llamada Demodicosis canina se presenta generalmente de forma local, no ataca todas las partes del cuerpo sino que solo algunos lugares.

Los animales suelen presentar esta enfermedad por lo general cuando presentan problemas de inmunodepresión.

Cardiomiopatía

La Cardiomiopatía dilatada (CMD) es una enfermedad muy frecuente en perros de gran tamaño. En dicha patología, la estructura muscular del corazón se debilita a causa de un estiramiento constante y esto deriva en la incapacidad de contraerse de forma adecuada. Como resultado final el corazón no puede bombear la cantidad de sangre requerida para oxigenar los tejidos del cuerpo de forma correspondiente. La oxigenación deficiente genera que muchos órganos no puedan funcionar de la forma correcta y en muchas ocasiones provoca lesiones que son irreversibles si no son tratadas rápidamente. Es común, como derivado de esta enfermedad observar que se producen acumulaciones de líquidos en el abdomen y alrededor de los pulmones. Cabe aclarar que se trata de una enfermedad silenciosa que avanza rápidamente en los perros de esta raza por lo que es muy importante conocer los síntomas para poder diagnosticarla a tiempo a pesar de su dificultad. Entre los principales síntomas que podemos encontrar tenemos: Dificultad para respirar, tos, pérdida de peso, debilidad, intolerancia al ejercicio, desmayos, hinchazón abdominal y episodios de síncope.

Displasia de codo

Es una enfermedad articular que se produce por el mal desarrollo del tejido óseo que al comienzo producirá una artritis o inflamación en sus articulaciones y con el tiempo esto se transformará en osteoartritis.

Torsión de estomago

El estómago del perro se dilata de forma excesiva y provoca que este órgano se tuerza sobre su eje. La consecuencia que trae esto es que las conexiones con el esófago y el intestino se obstruyen y la corriente sanguínea se ve afectada imposibilitando la correcta oxigenación de algunos órganos y causando daños, algunas veces irreversibles e incluso pudiendo causar la muerte del animal si no es tratada a tiempo.

Sobrepeso

Esto es un problema en sí mismo, y además, ocasiona o incrementa muchos otros factores de riesgo en la salud de la raza. Hay que controlar todos los meses el peso de nuestro perro y tratar de no darle ninguna golosina o alimento para humanos. Muchas veces el apego o su simpatía nos hace querer “mimarlos”, pero hay que ser conscientes de los problemas que esto podría llegar a ocasionar. Además esta raza es propensa a sufrir golpes de calor, en especial cuando tienen sobrepeso.  

Alimentación

Esta raza de perros come en promedio un kilogramo diario de alimento. Ya sea carnes, alimento balanceado o pienso u otro tipo de alimentos que se les suele dar.

Lo ideal y lo que suelen recomendar los expertos es que las raciones de comida, en etapas tempranas sean dadas en pequeñas cantidades y con una frecuencia de hasta cuatro veces al día. A medida que el animal se va haciendo adulto se recomienda ir aumentando la cantidad de alimento de cada ración pero disminuyendo la frecuencia hasta llegar a dos raciones diarias.

Si el can no es alimentado con alimentos balanceados es importante controlar los alimentos que se les va a dar ya que son propensos al sobrepeso. Se recomienda darle carnes que no tengan un exceso de grasa y evitar comidas con harinas.

Entre las carnes que más se recomiendan para esta raza tenemos el pollo, el pavo e incluso pescados como el atún que son ricos en proteínas. Muchos veterinarios recomiendan mezclarlos con croquetas de perros o arroz para reducir costos y reciba la mezcla de nutrientes correspondiente.

Los Mastín Napolitanos son propensos a la torsión gástrica por lo que se recomienda que el animal no haga ejercicio luego de comer, que no esté exaltado a la hora de ingerir los alimentos y en caso de comer rápido asegurarse que las croquetas o trozos de alimento sean más pequeños.

Ejercitación recomendada

Es importante el ejercicio en perros de esta raza debido a que son propensos al sobrepeso. Entre una hora y una hora y media diaria sería el tiempo ideal dedicado a la ejercitación.

Los Mastines son razas generalmente de gran tamaño y con mucha fuerza que necesitan de espacios abiertos para poder movilizarse y realizar diversos tipos de juegos con pelota o que le permitan correr de un lado a otro.

Si bien el ejercicio es importante hay que tener en cuenta que cuando estos perros son pequeños hay que cuidar sus articulaciones.

Aseo

El pelaje del Mastín Napolitano es corto y por lo tanto requiere de poca atención para su mantenimiento. Con un cepillado por semana alcanza de sobra para que este se mantenga. Se recomienda también que reciban baños una vez cada tres meses promedio para evitar que se le formen alergias u hongos en los pliegues que se le forman en la piel. Estos pliegues son lo que más atención requiere en cuanto a aseo en esta raza y con que se trate una o dos veces por semana será más que suficiente.

El Mastín de Napoles es un perro que tiende a babear mucho por lo que requiere que se preste atención a ello y se lo limpie entre dos o tres veces al día.

Imágenes de Mastines Napolitanos cachorros

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Mastín Napolitano”