Mastín Italiano

Origen del Mastín Italiano

Los antepasados del Cane Corso o Mastín Italiano se remontan a la época de la Antigua Roma. Este moloso es descendiente directo del Canis Pugnax, cuyo nombre en latín significa perro de lucha. Este perro era utilizado por los romanos como perro guardián, formaba parte en los campos de batalla y como lo indica su nombre era utilizado en la arena cuando se los hacía combatir contra osos, leones y otros animales feroces y salvajes.

El Cane Corso es un perro que se caracteriza por su resistencia y su fuerza. Los primeros registros que se tienen sobre esta raza datan del siglo XVI, tiempos en donde estos animales eran usados para cuidar casas, granjas y corrales y también se los utilizaba en la caza de algunos animales de gran tamaño.

Otra función que cumplían los perros de esta raza era la de escoltar a sus amos o incluso a comerciantes en viajes largos.

Su nombre, Cane Corso, significa perro potente o perro fuerte y no quedan dudas que es la característica principal de estos perros. Cabe aclarar que hay algunos expertos en el tema que suponen que el origen de su nombre proviene por la palabra en latín “Cohorr”, cuyo significado es guardián y la palabra en griego “kortos” que hace referencia a “que vigila” . Si esto fuera correcto el verdadero significado de su nombre sería perro guardián.

Esta raza no es muy conocida fuera de Italia. Se podría afirmar incluso que fue ignorada durante muchos años hasta que un grupo de estudiosos, hace muy pocos años hicieron referencia a este moloso y e hicieron que se recupere la raza e incluso la dieron a conocer un poco más en todo el mundo. Incluso en su país de origen.

Carácter y personalidad de la raza

Este moloso tiene un carácter fuerte y sin lugar a dudas se puede definir como un perro extremadamente valiente. Sus antecesores, su historia y los roles que ha tenido a lo largo del tiempo justifican esta afirmación sin problema alguno. Además de lo mencionado esta raza podría caracterizarse por su tenacidad y el énfasis con el que hace sus actividades y por lo equilibrado que es.

El Cane Corso suele ser tanto con sus dueños como con los niños que habitan con él un perro afectuoso y dócil. Pero también es muy protector y tiende a desconfiar bastante de aquellos a quien no conoce. Por esta misma razón es importante que se haga un trabajo de socialización y convivencia adecuado con este can.

Si se lo socializa desde pequeño podrá convivir con otras mascotas sin problemas, pero de lo contrario su instinto dominante y batallador será todo un problema.

Es un perro que siempre está alerta y teniendo en cuenta los roles que tenía tiempos atrás es una mascota que sin lugar a dudas protegerá tanto a su familia como el hogar en donde habita.

Los vínculos que el Mastín Italiano crea con su familia son difíciles de igualar por alguna otra raza de perros. Incluso suele vincularse más con ancianos y niños ya que los percibe más vulnerables. Su instinto protector estará presente siempre.

Los perros de esta raza a pesar de las características mencionadas que lo hacen ver temible son muy dóciles y templados.

Es una de las razas más inteligentes que existen. Esto combinado con su naturaleza de líder puede ser una complicación en algunas familias. Si no se le ponen límites firmes podría dominar todo tipo de situaciones que se presenten en un hogar. Es recomendable siempre poner reglas claras y hacérselas saber. Aconsejamos entrenarlos con mano firme, demostrándole cual es su posición y quien manda en el lugar, para que el can sepa adaptarse al hogar sin problemas.


Salud y posibles enfermedades en el animal

Como todos los perros de talla grande, el Cane Corso es propenso a contraer diversos tipos de enfermedades por la raza a la que pertenece. Su esperanza de vida ronda entre los 10 y 15 años.

Displasia de cadera

Debido al tamaño y peso de este animal, la displasia de cadera se presenta como una posible complicación que afecte a este tipo de perros. Esta enfermedad es hereditaria, pero no se va a manifestar en su nacimiento. Se desarrollará con el tiempo a medida de que vaya aumentando de tamaño y de peso. La displasia de cadera puede aparecer a partir de los cuatro meses de vida del animal se produce por una malformación en los huesos y produce mucho dolor en el perro, imposibilidad para sentarse o subir escaleras e incluso puede terminar inmovilizando al perro por completo. Se recomienda en estas razas realizar siempre un test para verificar si el animal tiene o no esta enfermedad.

Displasia de codo

Es una enfermedad articular que se produce por el mal desarrollo del tejido óseo que al comienzo producirá una artritis o inflamación en sus articulaciones y con el tiempo esto se transformará en osteoartritis.

Entropión

Se trata de un enroscamiento del párpado por el interior, hacia la córnea. No es un problema excesivamente preocupante, pero sí es muy dolorosa. En ocasiones, para el tratamiento de esta dolencia puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Ectropión

Se produce cuando el borde de uno de los párpados (generalmente el inferior) se pliega en la dirección opuesta a la superficie del ojo. En este caso, no hay contacto con la superficie de la córnea.

Enfermedad periodontal

Es producida por la acumulación de sarro en los dientes del animal. Es un enfermedad que afecta a muchísimos perros, sin importar edad o raza.

Con el paso del tiempo, esta enfermedad provoca la pérdida de hueso y de la estructura de sujeción. Si se sigue agravando puede llegar a ocasionar la pérdida de piezas dentales, problema que, a su vez, deriva en la anorexia del perro que se niega a seguir comiendo.

Ejercitación recomendada

Se recomienda en los perros de esta raza que tengan un entrenamiento intensivo y constante. Son perros que tienen niveles de resistencia y energía muy elevados por lo que es malo para el perro tenerlos sin movilidad o encerrados en el hogar.

Los Mastin Italianos necesitan de 2 a 3 paseos diarios, en lo posible de 30 minutos o más de duración, ya que esto ayudará a que se mantengan en forma y a su vez liberen la tensión acumulada.

Aseo

No tiene grandes necesidades de aseo, con un cepillado semanal para eliminar el pelo muerto será suficiente. Si es importante tener en cuenta que tienen un manto fino y sensible, por lo que recomendamos utilizar cepillos de púas cortas y suaves.

No hay que bañarlo de forma regular para que no pierda la capa de protección natural que tiene en la piel. Por lo tanto, nuestra recomendación es bañarlo aproximadamente cada 2 o 3 meses.

Es muy importante, si tienes la posibilidad, que eduques a tu Mastin Italiano desde pequeño para una limpieza bucal semanal. De este modo podrás evitar severos problemas de salud que puede llegar a tener esta raza.

Alimentación y dieta recomendadas

Cuando son cachorros necesitan muchas proteínas ya que se trata de una raza que crece rápidamente y necesita de una buena alimentación para no tener problemas de salud. Recomendamos darle un alimento de excelente calidad, rico en proteínas, con el aporte adecuado de grasas.

Con el correr de los años, la cantidad de proteínas debe ir bajando de forma progresiva, siendo importante no disminuir la calidad del alimento.

A tener en cuenta, es un perro que ingiere una gran cantidad de alimento.

Imágenes de cachorros de Mastín Italiano

Características generales

Peso: Entre 45 y 60 kg

Altura: Entre 55 y 65 cm

Ejercicio requerido: Entre 1 y 2 horas.

Nivel de energía:  Medio

Promedio de vida: De 10 a 15 años

Tendencia a babear: Alta

Tendencia a roncar: Media

Tendencia a ladrar: Alta

Tendencia a excavar: Media

Necesidades de socialización: Media

Necesidad de atención: Media

Reconocimientos de asociaciones:

Clasificación de la AKC

Clasificación de la UKC

Clasificación de la FSS

Clasificación de la FCI




Calificaciones
Fecha
Contenido
Características generales de la raza y cuidados correspondientes
Calificación
51star1star1star1star1star

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Mastín Italiano”