Mastín Inglés

Historia de la raza

Esta bellísima raza surgió hace miles de años, se cree que descienden del Mastín Tibetano. En el siglo VI a.C. ya se podían observar ejemplares de esta raza que acudían en los barcos de los comerciantes fenicios en sus viajes a la isla romana de Bretaña. Su gran poderío físico logró que los habitantes de esas tierras se interesen rápidamente en los ejemplares de esta raza. 

Lo utilizaban como perro de trabajo y también como guardián, puesto en el que destacó no solo por su tamaño, sino también por su valentía. Su éxito en Bretaña lo llevó directamente a Roma, donde participó de varias batallas de gladiadores en circo romano. Es interesante destacar que lo hacían pelear contra animales grandes como osos o toros, y aunque no sabemos los resultados de dichos combates, podemos afirmar que presentaban batalla o de lo contrario los romanos los habrían suplantado por otra raza que sí lo haga. 

Con el paso del tiempo se dejaron de practicar estas peleas y el Mastín Inglés fue utilizado para otras tareas menos violentas como la guarda de los rebaños, guardaespaldas o compañeros. 

Existe una historia que no está comprobada, según la cual en el siglo XVI, Enrique VIII le regaló al emperador Carlos V, 400 ejemplares de esta poderosa raza. Este obsequio tenía como fin el incrementar las fuerzas del emperador, para que este pudiera reforzar sus ejércitos y recuperar sus territorios. 

Según varias fuentes, el primer ejemplar de esta raza en cruzar el océano y llegar a América fue una hembra en el año 1.620, a bordo del “Mayflower”. Pero fue recién en el siglo XIX cuando se oficializó la raza en Estados Unidos. El Mastín Inglés estuvo al borde de la extinción producto de la Segunda Guerra Mundial que redujo los ejemplares europeos de esta raza a mínimos. Pero gracias a las exportaciones de Estados Unidos y Canadá se pudo salvar la raza y hoy en día gozan de buena popularidad en gran parte del mundo. 

Carácter y personalidad de la raza

Aunque su tamaño es intimidatorio, lo cierto es que el Mastín Inglés es un gigante bonachón, con un carácter ideal para la familia. Es un poco testarudo por lo que es importante educarlo bien desde pequeño para que obedezca sin problemas, pero por lo demás encontraremos a un excelente compañero. 

Su personalidad es muy tranquila y amable, siempre dispuesto a jugar o pasear. Es idóneo para los niños ya que su corpulencia hace que tolere bien los juegos bruscos que estos le pueden llegar a dar. Además tienen un instinto protector muy marcado, lo que sumado a su valentía, su lealtad y su fuerza hacen de esta raza una de las mejores como guardianes. 

Recela inmediatamente de los extraños, por lo que debes tener ciertos cuidados cuando tengas visitas en casa. Es recomendable socializarlo desde cachorro para que se acostumbre a otras personas que no sean solo su familia. El único pero a su carácter es su inteligencia, que no destaca como en otras razas, por ello suele actuar por instinto.

Características físicas

Sin duda alguna lo que más destaca de esta raza es su enorme tamaño y su increíble fuerza. Vamos a detallar un poco su contextura física:

Su cuerpo esta bien proporcionado, es corpulento y su forma es más bien cuadrada. Su cabeza es enorme, ancha y que deja ver un hocico con una mandíbula muy fuerte. No suele utilizar su mordida dado que actualmente desempeña solo tareas de compañía, pero está claro que esta es especialmente poderosa. Sus orejas son planas y caen a ambos lados de su cráneo en forma de gota. Sus ojos son de tamaño normal y están correctamente separados entre sí, suelen presentarse en color marrón claro. 

El pelaje de esta raza es áspero, duro y más bien corto. Si bien la máscara de su rostro es siempre negra, el color del manto puede variar mucho, hay ejemplares marrones, atigrados, beige, etc. 

Sus patas son muy largas, de hecho se encuentran entre las más largas de todas las razas de perros. Además son grandes y lo suficientemente robustas como para sostener su gran peso. Su cola presenta un buen tamaño, la suele llevar en horizontal con su cuerpo. 

Su altura a la cruz puede variar entre los 70 cm y los 85 cm, tomando en cuenta tanto a machos como hembras. No son los perros más altos del mundo, pero si los más robustos, ya que su peso oscila entre los 70 kg y los 100 kg. Incluso hay documentado un ejemplar de esta raza que pesaba (ya falleció) la friolera suma de 156 kg. Su esperanza de vida varía entre los 7 y los 11 años. Por lo que mantiene el promedio de vida de las razas gigantes

Fotografías de Mastines Ingleses

Salud y posibles enfermedades

Como todas las razas gigantes, el Mastín Ingles es especialmente propenso a sufrir algunas enfermedades óseas, además también suele presentar problemas en sus ojos. A continuación detallaremos algunos de los males más recurrentes en esta raza: 

Torsion de estomago

El estómago del perro se dilata de forma excesiva y provoca que este órgano se tuerza sobre su eje. La consecuencia que trae esto es que las conexiones con el esófago y el intestino se obstruyen y la corriente sanguínea se ve afectada imposibilitando la correcta oxigenación de algunos órganos y causando daños, algunas veces irreversibles e incluso pudiendo causar la muerte del animal si no es tratada a tiempo.

Atrofia progresiva de retina

Es una enfermedad hereditaria que suele presentarse en muchas razas de perros. Esta enfermedad tiene diversas formas de presentarse y suele presentarse cuando el perro es adulto. Es una enfermedad degenerativa y lamentablemente se puede tratar pero no tiene cura.

Displasia de cadera

Es desarrollada en la mayoría de los casos por una malformación hereditaria. Cuando aparece este problema lo que ocurre es un desplazamiento de la cadera que tiende a provocar intensos dolores y cojera en el animal. Los perros que se ven afectados por esta enfermedad tienden a tener dificultades para desarrollar actividades comunes como caminar, correr, saltar, subir una escalera e incluso recostarse o sentarse. En los casos más avanzados o que no han sido tratados, la displasia puede llegar a incapacitar totalmente al animal.

Displasia de codo

Es una enfermedad articular que se produce por el mal desarrollo del tejido óseo que al comienzo producirá una artritis o inflamación en sus articulaciones y con el tiempo esto se transformará en osteoartritis.

Sobrepeso

Esto es un problema en sí mismo, y además, ocasiona o incrementa muchos otros factores de riesgo en la salud de la raza. Hay que controlar todos los meses el peso de nuestro perro y tratar de no darle ninguna golosina o alimento para humanos. Muchas veces el apego o su simpatía nos hace querer “mimarlos”, pero hay que ser conscientes de los problemas que esto podría llegar a ocasionar. 

Osteosarcoma

Se trata de un tipo de cáncer que afecta a los huesos, suele ser frecuente en razas de tamaño gigante como lo es el Mastín Ingles. 

Alimentación

Es importante tener en cuenta que por el tamaño de esta raza suelen consumir una cantidad enorme de alimento. Esto provoca que muchos ejemplares sufran de torsión gástrica, por lo que es sumamente necesario administrarle la cantidad de alimento en varias porciones más pequeñas. Siempre tenemos que ofrecerle un pienso de buena calidad que sea rico en vitaminas y minerales, ya que ello repercute directamente en su salud. Además en esta raza es especialmente importante para que sus huesos se mantengan fuertes.

Por otro lado, tienden al sobrepeso, por lo que debes acudir a tu veterinario de confianza para que este te especifique la cantidad necesaria de alimento para tu can. No le ofrezcas tu comida y mantenlo en buen estado, ten en cuenta que la obesidad es catastrófica para su salud.

Ejercitación

Esta raza no suele ser especialmente activa, generalmente con 1 hora diaria de paseo es suficiente. De ser posible es recomendable distribuirlo en 2 paseos de 30 o 40 minutos cada uno. Cuando son adultos se vuelven un poco más perezosos y es normal encontrarlos echados o durmiendo siestas por todos los rincones de la casa.

Por otro lado ten en cuenta que cuando son cachorros no deben realizar mucho ejercicio porque ello puede repercutir negativamente en sus articulaciones y huesos. 

Aseo

Su pelaje es de muy fácil cuidado, bastará con cepillarlo 1 o 2 veces por semana para retirar el pelo muerto. Además el baño solo será necesario cada 30-45 días. 

Pero hay que prestar especial atención a su mandíbula. Esta raza babea mucho y necesita que le limpiemos la boca y le cepillemos los dientes frecuentemente. También tenemos que limpiar con cierta frecuencia sus ojos y sus oídos para evitar infecciones y complicaciones generales a la salud.

Imágenes de cachorros de Mastín Ingles

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *