Molosoides,  Razas grandes

Dogo Argentino

Historia del Dogo Argentino:

Esta raza de perros surge gracias a un médico argentino de nombre Antonio Nores Martínez a principios del siglo XX. Lo que buscaba este señor, era la creación de un perro de caza mayor (jabalíes, pumas, etc.) que fuera capaz de cazar en jauría, pero que también pudiese pelear solo sin problemas. A su vez, necesitaba que esta raza sea de color blanco para poder distinguirlo fácilmente en la pampa Argentina.

El Dogo Argentino, es uno de las dos razas de perros argentinos que aún existen (el otro es el Perro Pila Argentino). Para su creación se utilizaron varias razas, siendo el Perro de Pelea Cordobés (ya extinto) su principal base, sumando a este a muchas razas conocidas como el Mastín Español, el Bull Terrier, el Mastín de Pirineo, el Alano español, etc.

De estas cruzas surgió la casta Araucana, canes de color blanco que era excelente en la pelea de perros, pero estas comenzaron a prohibirse en casi todo el mundo. El problema de estos perros era que no servían para la caza, su olfato era pobre, eran muy pesados y además se peleaban entre sí. Fue entonces cuando Antonio Nores Martínez optó por cruzarlos con los Pointer, obteniendo así una nueva raza que mantenía su condición de gran luchador, agregando además un buen sentido del olfato y una buena cooperación entre ellos.

Durante años se siguieron cruzando razas, seleccionando los mejores ejemplares y entrenandolos para lograr consolidar un estándar de raza óptimo. Fue en 1.947 fue publicado su estándar como raza, pero fue recién en 1.964 cuando llegó el reconocimiento oficial de la F.C.A. (Federacion Cinologica Argentina). Y hubo que esperar aún más, hasta 1.973 para obtener el reconocimiento internacional.

Fue definido por su mismísimo creador como: “El mejor perro entre todos los perros de presa, y él de más presa entre todos lo perros del mundo”. Al día de hoy goza de una cierta popularidad, aunque en algunos países se lo considera un perro potencialmente peligroso.

Carácter del Dogo Argentino:

Está raza que fue creada para él trabajo, muestra un carácter envidiable, siendo un perro inteligente, alegre, fuerte, valiente y extremadamente fiel para con su familia. Es muy importante la educación que se le de desde pequeño, si bien fue preparado para cazar, puede compartir su hogar con otras mascotas sin inconvenientes. Algunos ejemplares, en especial los machos, pueden llegar a entrar en luchas territoriales con otros perros del mismo sexo.

Son muy buenos con los niños, les encanta jugar con ellos y les tienen mucha paciencia. Aún así, hay que educar también a los niños, enseñándoles a no lastimar a los perros, porque estos les tienen mucha paciencia pero también sufren y sienten dolor.
Además, es un perro guardián, que siempre está alerta y que desconfía completamente de los extraños. Aún así, ladra con poca frecuencia, pero con mucha potencia.

También hay que tener en cuenta que es un perro que tiene una gran cantidad de energía, por lo que necesita de bastante espacio en el hogar o de varios paseos diarios para estar en completa armonia fisica y mentalmente.

Características físicas del Dogo Argentino:

Es un perro robusto, imponente, de buen tamaño y hermoso porte. Son prácticamente macizos en todo su cuerpo. Su cabeza es grande, presenta una boca grande, con labios finos (lo que le permite seguir respirando aún cuando atrapa a su presa), su cuello también es músculo. Su nariz ha de ser negra y sus orejas son anchas, planas y de inserción alta, erguidas o semierguidas.

Su cuerpo es un 10% más largo que alto, lo que le da un aspecto rectangular. Presentan una cola larga y robusta. Su pelaje es corto, suave y su densidad varía dependiendo del clima. Además es muy fácil de reconocer ya que son completamente blancos.

La altura a la cruz para los machos oscila entre los 60 cm y los 68 cm, siendo las hembras levemente más pequeñas. En cuanto al peso, éste debe variar entre los 40 kg y los 45 kg. Su esperanza de vida va de los 10 a los 12 años.

Imágenes del Dogo Argentino:

Salud del Dogo Argentino:

Es una raza bastante saludable que sufre de algunos problemas muy puntuales.

Displasia de cadera:

Es desarrollada en la mayoría de los casos por una malformación hereditaria. Cuando aparece este problema lo que ocurre es un desplazamiento de la cadera que tiende a provocar intensos dolores y cojera en el animal. Los perros que se ven afectados por esta enfermedad tienden a tener dificultades para desarrollar actividades comunes como caminar, correr, saltar, subir una escalera e incluso recostarse o sentarse. En los casos más avanzados o que no han sido tratados, la displasia puede llegar a incapacitar totalmente al animal.

Sordera:

Es una enfermedad hereditaria que afecta aproximadamente al 10% de los Dogos Argentinos. Puede presentarse de manera unilateral (sí afecta a un solo oído) o bilateral (si afecta a ambos oídos. La sordera se presenta desde el nacimiento pero es imposible para los dueños darse cuenta hasta que el cachorro tiene entre 3 y 6 meses. Es muy difícil cuidar de un perro sordo, entre los riesgos más grande se encuentra que se escape a la calle y no oiga los motores de los coches acercándose.

Demodexia:

Se trata de una enfermedad en la piel, que provoca la inflamación de la misma y la caída del pelo. También se la llama “sarna roja”, es bastante frecuente en los cachorros. Está enfermedad puede aparecer de 3 maneras: en la primera, solo afecta a un punto específico del cuerpo (que suele ser la cara), en un 90% de los casos se cura sola al cabo de 1 a 3 meses. Sí la enfermedad avanza o persiste más allá de los 4 meses, entonces hay que recurrir sí o sí al veterinario.

En la segunda, se presenta de forma generalizada en todo el cuerpo del can, notaran zonas sin pelo, costras en la piel y hasta pústulas sangrantes con mal olor. Además es probable que el perro presente fiebre, cansancio y falta de apetito. Es indispensable acudir al veterinario lo antes posible para detener el avance de la enfermedad.

En el tercer caso se lo conoce como pododemodicosis, solo aparece en pies y manos. Es muy resistente y difícil de erradicar.

Trastornos oculares:

Algunos ejemplares han presentado distintos problemas oculares. Siendo casos bastante aislados, lo que recomendamos es un aseo diario (o varios semanales) de sus ojos.

Aseo:

Es necesario cepillar su pelo con un cepillo de goma entre 1 y 2 veces por semana, para retirar el pelo muerto. Además, no hay que exponerlo al sol porque su piel es sensible a éste. En cuanto al baño, recomendamos realizarlo cada 1 o 2 meses.

Alimentación:

Se trata de una raza que ingiere grandes cantidades de comida, pero hay que tener cuidados al respecto. En primer lugar, debe crecer despacio, alcanzando su madurez total a los 2 años de edad, no hay que brindarle alimentos que le hagan crecer más rápido de lo habitual, porque no le dará tiempo a sus huesos y articulaciones de formarse bien.

Una vez aclarado esto, lo más recomendable es un pienso seco de alta gama, que le brinde todas los nutrientes necesarios. Debes acudir a tu veterinario quien te dará un alimento acorde a las necesidades energéticas de tu can.

Ejercitación:

Él Dogo Argentino tiene un nivel considerable de energía, por lo que será necesario hacerlo a pasear entre 2 y 3 veces por día, en lo posible paseos de 40 minutos.

Suele estar muy predispuesto a los juegos, por lo que puedes implementarlos en sus paseos para que sean más amenos para ambos.

Fotos de cachorros de Dogo Argentino:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *