Bullmastiff Inglés

Origen del Bullmastiff

La raza de perros Bullmastiff es de origen británico y proviene del cruce entre el Mastín Inglés y el Bulldog.

Esta raza aparece a finales del siglo XIX y si bien esta afirmación es correcta, hay muchas versiones que datan el origen de la raza en la segunda década de mil novecientos. La realidad es que quienes indican que los comienzos del Bullmastiff se dieron en el año 1924 simplemente se apoyan en la fecha que fueron aprobados y reconocidos estos cachorros por diferentes federaciones y clubes.

Resta aclarar que a pesar de que se defina la raza oficialmente como originaria de Inglaterra, en la Península Ibérica existieron ejemplares que tenían una morfología muy parecida a principios del siglo XIX e incluso hay pinturas de artistas españoles a mediados del siglo XIX en las que se pueden ver perros que tranquilamente podríamos afirmar que son Bullmastiffs.

Cuenta la historia que cuando Catalina de Aragón viajó a inglaterra para casarse con Enrique VIII llevó una gran cantidad de Alanos Españoles, raza de perro conocida también por él nombre de Perro de Toros. A pesar de que nadie pueda comprobarlo hasta el día de hoy muchos afirman que el famoso Alano Español es el antecesor del Bullmastif y esta fue la forma por la cual llegó a Inglaterra.

Los Bullmastiff en sus comienzos eran utilizados como guardianes y es muy llamativa la forma de atacar que tienen que lo diferencia de casi la mayoría de los perros. Estos perros perseguían a sus objetivos y los derribaban tirándoles encima todo el peso de su cuerpo hasta dejarlos inmóviles. Es importante resaltar que él Bullmastiff tiene un excelente control de su fuerza y solo utiliza su mordida en casos excepcionales. Suele ser muy apreciado por esto ya que aparte de controlar su fuerza nunca ataca con fines de “hacer sangre”.Éste es uno de los atributos de esta raza que más llama la atención y su explicación viene dada por las leyes forestales que se utilizaban en Inglaterra en la época que surge la raza.

Carácter y Personalidad

El Bullmastiff es un perro que por naturaleza es guardián. A pesar de ello y aunque sea difícil de creer ver un perro tan grandote y musculoso es muy cariñoso y familiar y se adapta perfectamente a vivir en todo tipo de hogares. Incluso se adaptarían bien a casas pequeñas sí se los paseara un rato todos los días.

Los Bullmastiff suelen ser muy amigables y cariñosos. Incluso cuando no están correctamente socializados tienden a ser bastante tranquilos, reservados y cautos. A pesar de ello es indispensable una correcta socialización debido a su fuerza y tamaño

Se lleva bien con otros perros y mascotas sí se crió junto a ellas pero puede llegar a ser agresivo si no está familiarizado con ellas.

Sí él perro tuvo una correcta socialización es un perro que no presentará ningún problema e incluso pasará desapercibido en muchas ocasiones ya que tienden a ser demasiado tranquilos. De adulto no es juguetón ni es ladrador, de pequeño suele ser un poco bruto, principalmente porque aún no miden correctamente su fuerza y peso.

En cuanto al proceso de socialización no es un perro difícil de llevar y puede ser manejado con mucha facilidad por gente que tenga apenas un poco de experiencia.

Imágenes de Bullmastiff

Posibles enfermedades en la raza

La esperanza de vida de estos perros oscila entre los ocho y diez años y entre las enfermedades más frecuentes que aparecen en esta raza podemos encontrar las siguientes:

Atrofia progresiva de retina

Es una enfermedad hereditaria que suele presentarse en muchas razas de perros. Esta enfermedad tiene diversas formas de presentarse y suele presentarse cuando el perro es adulto.

Es una enfermedad degenerativa y lamentablemente se puede tratar pero no tiene cura.

Displasia de cadera

Es desarrollada en la mayoría de los casos por una malformación hereditaria. Cuando aparece este problema lo que ocurre es un desplazamiento de la cadera que tiende a provocar intensos dolores y cojera en el animal. Los perros que se ven afectados por esta enfermedad tienden a tener dificultades para desarrollar actividades comunes como caminar, correr, saltar, subir una escalera e incluso recostarse o sentarse. En los casos más avanzados o que no han sido tratados, la displasia puede llegar a incapacitar totalmente al animal.

Dermatitis atópica

Es una enfermedad crónica en la piel de los perros que provoca desde inflamaciones hasta hipersensibilidad a causa de alergias. Los perros que la padecen se rascan constantemente provocando a la larga muchas lastimaduras. Suele presentarse por lo general en perros jóvenes.

Torsión gástrica:

El estómago del perro se dilata de forma excesiva y provoca que este órgano se tuerza sobre su eje. La consecuencia que trae esto es que las conexiones con el esófago y el intestino se obstruyen y la corriente sanguínea se ve afectada imposibilitando la correcta oxigenación de algunos órganos y causando daños, algunas veces irreversibles e incluso pudiendo causar la muerte del animal si no es tratada a tiempo.

Sarna Demodéctica

La Sarna demodéctica es uno de los tipos de sarna más comunes en presentarse en los perros. Se la suele conocer más por él nombre de sarna roja debido al enrojecimiento de la piel del perro que la padece.

La también llamada Demodicosis canina se presenta generalmente de forma local, no ataca todas las partes del cuerpo sino que solo algunos lugares.

Los animales suelen presentar esta enfermedad por lo general cuando presentan problemas de inmunodepresión.

Entropión

Se trata de un enroscamiento del párpado por el interior, hacia la córnea. No es un problema excesivamente preocupante, pero sí es muy dolorosa. En ocasiones, para el tratamiento de esta dolencia puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Dermatitis húmeda aguda

Se trata de una infección en una zona pequeña del pelaje del animal. El perro siente un picor agudo y puede incluso perder el pelo en la zona afectada. Las principales causas de esta dermatitis son: el calor, los insectos y la humedad.

Displasia de codo

Es una enfermedad articular que se produce por el mal desarrollo del tejido óseo que al comienzo producirá una artritis o inflamación en sus articulaciones y con el tiempo esto se transformará en osteoartritis.

Hipotiroidismo

Éste síndrome se provoca por un mal funcionamiento de las tiroides y la disminución en la producción y liberación de hormonas tiroideas.

Esta enfermedad provoca un desequilibrio hormonal y es de las más comunes en los perros en éste aspecto. Sus síntomas suelen ser muy variados, entre ellos agresividad y desgano pero tiene como positivo que es una enfermedad relativamente sencilla de tratar.

Fotografías de cachorros Bullmastiff

Ejercitación recomendada

El ejercicio, como en todas las razas de perros gigantes es importantísimo para él Bullmastiff. Si el perro se vuelve sedentario no tardarán en empezar a aparecer sus problemas por lo tanto él Bullmastiff requiere de mucha ejercitación para poder gastar toda la energía que tiene. Que no es poca.

Los ejercicios que más se acostumbran son sacarlos a pasear al trote con una bicicleta o corriendo a la par del animal, juegos de pelota, saltos de valla o con algunos juguetes que los haga moverse de un lado a otro.

Salir a caminar junto con él perro es algo que puede llegar a ser una buena opción, siempre y cuando se haga repetidas veces a la semana y unos cuantos minutos en cada oportunidad.

Alimentación y dieta aconsejada

Los Bullmastiff de cachorros necesitan una alimentación buena, pero cuidado, controlar siempre el peso del cachorro. Hay que tener en cuenta que él sobrepeso en estos animales es algo que no les costará alcanzar.

Hasta el año de vida se recomienda darle varias raciones pequeñas de alimento, entre tres y cuatro raciones diarias. Pasado el año de vida se recomienda ir agrandando las raciones y reduciendo de a poco su frecuencia hasta terminar en dos raciones diarias de mayor cantidad de alimento.

Se recomienda complementar el alimento balanceado o pienso con alimentos frescos. Tanto carnes como incluso verduras o arroz. Siempre controlar las cantidades porque a pesar de que requieren de cantidades grandes de alimento recordar que no les será difícil sobrepasar su peso óptimo.

Aseo y cuidado del pelaje

El pelo del Bullmastiff es corto por lo que no requiere de mucho cuidado en cuanto a cepillados. Con un cepillado por semana bastará para mantener su pelaje en condiciones óptimas.

En cuanto a los baños se aconseja una frecuencia menor a la media del resto de los perros (un baño cada 3 meses) debido a que en muchos casos pueden tener problemas de dermatitis. Con los cepillados y baños secos suele alcanzar de sobra para mantenerlos en un correcto estado.

Tener en cuenta que es difícil bañar a estas criaturas debido a su gran tamaño. Si a esto le sumamos que son fuertes, que no tenga un buen comportamiento y que no le guste mucho el agua hará que el trabajo sea prácticamente una odisea.

Características generales

Peso: Entre 45 kg y 60kg.

Altura: Entre 60 cm y 70 cm.

Nivel de actividad: Medio.

Esperanza de vida: Entre 8 y 10 años.

Tendencia a babear: Elevada

Tendencia a roncar: Elevada

Necesidad de atención: Media

Tendencia a ladrar: Baja

Tendencia a excavar: Baja

Reconocimiento de clubes

Real Sociedad Canina de España (RSCE)

United Kennel Club (UKC)

Calificaciones
Fecha
Contenido
Características generales de la raza y cuidados correspondientes
Calificación
51star1star1star1star1star

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Bullmastiff Inglés”