Bulldog Inglés

Origen del Bulldog Inglés

Como lo indica su nombre el Bulldog Inglés procede de Reino Unido. Su ancestro es el Bulldog Antiguo, una raza canina ya extinta utilizada antiguamente para combates contra toros.

Según datos recopilados, se tienen registros de haberse citado a esta raza en el siglo XVI. Precisamente los registros detallan que se citaba este término en una carta en la cual se solicitaban “dos buenos Bulldogs”. El término Bulldog deriva de la principal función que antiguamente tenían los perros que eran llamados así, relacionadas con la guardia, la lucha contra toros y el control y pastoreo del ganado.

Hay quienes creen que el término Bulldog se utilizaba para aquellos que eran considerados perros de carnicero o perros que hacían correr a toros y vacas para que la carne de estos no sea tan dura. Otros dicen que este término es una deformación de lo que en otro idioma quería decir perro aguerrido, “Band dog”.

Como ocurre con todos los molosos muchos afirman que el antepasado del Bulldog es el Mastín Tibetano que se expandió por el mundo gracias a los Fenicios y que al desembarcar en Inglaterra y cruzarse con razas de la región dió origen al Bulldog Antiguo quien dio paso al Bulldog Inglés.

Entorno al Antiguo Bulldog giran muchas teorías, pero ninguna se puede confirmar. Algunos dicen que descienden del Mastín Inglés, otros del Bullenbeisser y, por lo tanto, los defensores de estas teorías afirman también que el Bulldog es descendiente del perro Alano. Otras teorías sostienen que el Bulldog está relacionado con el “Antiguo perro africano” o perro de toros maltés, quienes afirman esto dicen que esta raza fue importada a Inglaterra, y al cruzarse con diversos mastines, posibilitaron el surgimiento del Bulldog Inglés.

El Antiguo Bulldog tenía características físicas diferentes al actual (mayor velocidad, un físico mucho más atleta, menos peso e incluso mayor altura), se podría decir que era más similar al actual Boxer que a su predecesor. Es el Bulldog ya extinto quien dió origen a diversas razas como el Bull Terrier, el Bull Mastiff y el Beagle, para nombrar los más famosos que tienen rastros de ADN suyo.

Según los registros que se tienen, además de pelear con toros se los ha hecho combatir contra osos, tigres y leones, lo que nos permite imaginarnos la fuerza y capacidad de combate que tenían.

Una de las causas de que el Bulldog que conocemos en la actualidad no tenga casi nada que ver con el antiguo, es que ha sido modificado con cruces con otras razas mas chica como por ejemplo, el famoso Pug. Este cambio fue producto de las “nuevas tareas” del Bulldog Inglés, quien ya no se cría para la lucha contra toros u otros grandes animales sino tan solo como perro de compañía.

Imágenes de Bulldogs Ingleses

Carácter y personalidad de la raza

Tiene la personalidad ideal para ser una mascota de familia, es divertido, atento, dócil, paciente, sensible, juguetón, valiente y leal. Sienten especial afecto por los niños con quienes pueden jugar durante horas teniéndoles mucha paciencia. Son perros que necesitan de la familia, se comprometen con ella y se entregan por completo, por ello sufren si se los deja solos por mucho tiempo.

Los únicos “peros” que tiene esta raza son su tendencia a ser posesivos, su testarudez (que depende el ejemplar, puede llegar a resultar excesiva) y su ferocidad cuando se enojan. No hay que olvidar que descienden de una raza que luchaba contra toros y otras fieras de esa envergadura, por lo que el Bulldog Inlges puede resultar un perro muy bravo y destructivo si se enfada.

Es necesario educarlos bien desde pequeños para que su ferocidad no resulta un problema para la familia, ni para las otras mascotas, por que algunos Bulldog Ingles no toleran bien a otros perros, en especial si son del mismo sexo.

Por lo general tienen un carácter muy tranquilo, es probable que, en especial si son ya mayores, pase la mayor parte del tiempo en el sillón de la casa. Además estamos hablando de una raza braquiocefálica, por lo que no tolera bien el ejercicio continuo.

Características físicas

Lo primero que llama la atención de esta raza es su cabeza, grande en comparación con su cuerpo, con una papada abundante. Su cara es corta, con un hocico ancho y enorme con inclinación hacia arriba. Sus ojos son de color oscuro, casi negro, de tamaño mediano y bien separados entre sí. Sus orejas se presentan en forma de rosa, son de tamaño pequeño y de inserción alta. Su cuello es corto, ancho, con mucha papada, pero no por eso fuerte.

Su cuerpo es compacto, ancho y fornido. Sus extremidades son cortas pero compactas, fuertes y musculosas. Su cola es redondeada, gruesa en la base y más fina hacia la punta, de inserción baja y de tamaño más bien corto.

Su manto es corto, brilloso y fino. Puede presentar una amplia variedad de colores, siendo muy frecuente el blanco en las combinaciones. Su piel es bastante suelta y colgante, con varias arrugas, papada y pliegues en el rostro.

Si bien no hay una estándar oficial para la talla de la raza, su altura a la cruz suele variar entre los 30 y los 40 centímetros. Su peso en el caso de las hembras oscila entre los 17 kg y 23 kg, y en el caso de los machos, entre los 23 kg y 26 kg. Su esperanza de vida es más bien corta, variando entre los 8 y los 10 años.

Salud y posibles enfermedades

Esta raza sufre de varios problemas de salud, casi todos ellos originados por su “cara chata” o cráneo braquicéfalo. A continuación lo explicaremos:

Sindrome Braquicefalico

Como dijimos, esta raza es una de las consideradas como braquiocefálicas, es decir que la forma chata de su cara les provoca que tanto sus ollares como su tráquea sean más estrechas de lo normal. Es normal que estos canes hagan ruido al respirar, pero si este es demasiado molesto o notas que se agita muy fácilmente, deberás llevarlo a un veterinario. Esto mismo hace que sean muy propenso a los golpes de calor y al ejercicio excesivo.

Para disminuir este problema se puede intervenir quirúrgicamente al perro, eliminando el tejido nasal para que el aire tenga más espacio para pasar. Estudios recientes han descubierto que los problemas digestivos de esta raza (torsión gástrica, reflujo, gasificación intestinal excesiva, etc.) son producto de este mismo problema respiratorio.

Obesidad

El Bulldog Inglés es una de las razas más propensas a la obesidad o sobrepeso. Esto es un problema en sí mismo, y además, ocasiona o incrementa muchos otros factores de riesgo en la salud de la raza. Hay que controlar todos los meses el peso de nuestro perro y tratar de no darle ninguna golosina o alimento para humanos. Muchas veces el apego, su simpatía y su gran carisma nos hace querer “mimarlos” de más, pero hay que ser conscientes de los problemas que esto podría llegar a ocasionar.

Paladar partido o hendido

Se trata de una comunicación anormal entre la cavidad oral y la cavidad nasal. El labio y el premaxilar del animal no cierran de manera completa. Esto puede provocar problemas respiratorios. Se puede solucionar en algunos casos mediante cirugía, aunque esta es compleja.

Torsión gástrica

El estómago del perro se dilata de forma excesiva y provoca que este órgano se tuerza sobre su eje. La consecuencia que trae esto es que las conexiones con el esófago y el intestino se obstruyen y la corriente sanguínea se ve afectada imposibilitando la correcta oxigenación de algunos órganos y causando daños, algunas veces irreversibles e incluso pudiendo causar la muerte del animal si no es tratada a tiempo.

Dermatitis

Es una enfermedad crónica en la piel de los perros que provoca desde inflamaciones hasta hipersensibilidad a causa de alergias. Los perros que la padecen se rascan constantemente provocando a la larga muchas lastimaduras. Suele presentarse por lo general en perros jóvenes.

Displasia de cadera

Es desarrollada en la mayoría de los casos por una malformación hereditaria. Cuando aparece este problema lo que ocurre es un desplazamiento de la cadera que tiende a provocar intensos dolores y cojera en el animal. Los perros que se ven afectados por esta enfermedad tienden a tener dificultades para desarrollar actividades comunes como caminar, correr, saltar, subir una escalera e incluso recostarse o sentarse. En los casos más avanzados o que no han sido tratados, la displasia puede llegar a incapacitar totalmente al animal.

Entropión

Se trata de un enroscamiento del párpado por el interior, hacia la córnea. No es un problema excesivamente preocupante, pero sí es muy dolorosa. En ocasiones, para el tratamiento de esta dolencia puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Ectropión

Se produce cuando el borde de uno de los párpados (generalmente el inferior) se pliega en la dirección opuesta a la superficie del ojo. En este caso, no hay contacto con la superficie de la córnea.

Aseo

El Bulldog Francés pierde pelo con bastante frecuencia, por lo que será necesario cepillarle unas 3 veces por semana. También es muy importante limpiarle con la misma frecuencia, las arrugas que se forman en su cara y en su cuello. Por lo demás, se trata de una raza bastante limpia, cuyo único problema es su excesivo babeo.

Ejercitación recomendada

Para que nuestro Bulldog Ingles este en perfecto estado de salud físico y mental serán necesarios 2 paseos diarios a paso tranquilo, evitando exponerlo en las horas donde el sol está más fuerte.

Como dijimos más arriba, esta raza es braquiocefálica, lo que le dificulta la respiración. Debido a esto, debemos evitar que nuestro perro se aguite, así que no hay que someterlo a ejercicios largos o exigentes. Es por esta misma razón que el calor elevado y lo cambios drásticos de temperatura afectan a nuestro can, por lo cual no es apto para la vida en el jardín.

Alimentación y dieta recomendada

Es sumamente importante prestar atención a la dieta de tu Bulldog Ingles, ya que estos tienden a la obesidad con mucha frecuencia. Teniendo en cuenta que el calor afecta mucho a la salud de estos perros, tener sobrepeso es algo muy perjudicial para ellos. Por este motivo recomendamos 2 comidas diarias, de pienso seco de buena calidad.

Otro detalle a tener en cuenta es que su hocico chato le dificulta la ingesta, ya que la mayoría de los platos de comida para perros son muy hondos para ellos. Por ello recomendamos comprarle un plato más chato y en lo posible antideslizante.

Por último, es muy importante que nuestro amigo tenga siempre agua fresca disponible, ya que la deshidratación es un problema muy frecuente en esta raza que babea mucho y no tolera el calor.

Imágenes de cachorros de Bulldog

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Bulldog Inglés”