Bull Terrier

Historia:

Los antepasados del Bull Terrier Ingles, eran perros utilizados en la pelea contra toros u otros animales de gran tamaño (osos, tejones, caballos y hasta leones). A principio del siglo XIX (más concretamente en el año 1.835), estas peleas se prohibieron, pero surgieron unas nuevas entre perros en la ilegalidad. Se buscó entonces perros más ligeros que pudieran luchar entre sí sin perder la fuerza y la resistencia. Se cruzaron entonces los Bull & Terrier con los Bulldog, dando origen a una nueva raza.

Ya en 1.850, en Inglaterra, James Hinks estandarizó la raza Bull Terrier, al cruzar esos ejemplares con otras razas como el extinto White English Terrier y el Dalmata. Se los comenzó a llamar “caballeros blancos”, por su manto, pero no eran de la misma forma que los conocemos en la actualidad. Su cabeza con forma de huevo, que es característica de esta raza se logró obtener posteriormente al cruzar a los Bull Terrier con otras razas que se desconocen.

En 1.887 se creó el primer club oficial de esta raza y tan solo un año después se publicó el primer estándar oficial de la raza. A su vez, el primer ejemplar con cabeza con forma de huevo, se dio a conocer a principios del siglo XX. En la actualidad esta raza se destaca como perro de compañía, goza de una buena popularidad en casi todo el mundo, aunque en algunos países ha sido declarado como “una raza potencialmente peligrosa”.

Los Bull Terrier miniatura surgió posteriormente al cruzar ejemplares de esta raza con otras desconocidas, según la FCI (Federación Cinológica Internacional) se trata de una misma raza, aunque no son juzgados juntos en las competencias, ni tampoco deben cruzarse.

Carácter y temperamento del Bull Terrier:

Los ejemplares de esta raza tienen fama de ser violentos, temerarios y peligrosos . Pero no hay nada más lejano a la realidad, estos canes tienen un temperamento muy equilibrado, son extremadamente fieles y afectuosos con sus familias. Son testarudos, por lo que es necesario una buena educación en edad temprana para que se acostumbren a seguir órdenes sin razonar. Por otro lado hay que aclarar que se trata de una raza que no tolera estar sola por largos periodos de tiempo, pudiendo ocasionar grandes destrozos si se siente abandonado o descuidado.

Tienen un carácter muy valiente, le harán frente a cualquier amenaza que se presente. Además son grandes guardianes, aunque no suelen ladrar a menudo. Son muy alegres y juguetones, no tendrán ningún reparo en jugar con los chicos, pero hay que tener cuidado en que nuestros niños sepan tratar perros, puesto que un golpe o un tirón fuerte de orejas puede derivar en una tragedia.

Si hablamos de su trato con otras mascotas, debemos saber que todo va a depender de la educación que se le haya dado desde pequeño. El Bull Terrier Ingles tiene un nivel muy alto de testosterona y a su vez es extremadamente protector, por lo que puede resulta difícil socializar con otros canes si no fue educado de la manera correcta.

Sabiendo lo sumamente importante que es adiestrar a tu Bull Terrier, nosotros recomendamos los siguientes artículos, que son todos de excelente calidad y de muy buen precio. Un bozal, Arneses de seguridad y un collar tácticos para entrenamiento.


Características físicas:

Sin duda lo primero que resalta en esta raza es la forma peculiar de su cabeza, con su forma de “huevo”, levemente inclinada hacia abajo vista de perfil. Tienen unos ojos en forma de triángulo de color oscuro, una frente plana y unas orejas de tamaño pequeño, bastante juntas entre sí.

Su cuerpo es completamente musculoso, robusto y compacto.; destacan su fuerza y su poderosa mandíbula que le da una mordida en forma de “tijera”. Su cuello es largo, fuerte y musculoso. Su cola es gruesa en la base, pero se afina hacia la punta, la lleva en horizontal.  En cuanto a su manto, este es corto, fino y áspero; son aceptados los colores blanco, manchado o atigrado (tricolor, negro, rojo).

El peso de la raza no está especificado en los estándares, pero oscila entre los 25 kg y los 30 kg en promedio, aunque hay casos de algunos ejemplares que lo superan. Su altura a la cruz oscila entre los 55 cm y los 60 cm para los machos, siendo la hembra levemente más pequeña. La esperanza de vida de los Bull Terrier varía entre los 10 y los 14 años, siendo una raza bastante longeva.

Imágenes de los Bull Terrier:


Salud:

Se trata de una raza con un buen estándar de salud, son muy resistentes y casi no padecen enfermedades. A continuación detallaremos algunos de los problemas que tu Bull Terrier puede llegar a padecer:

Sordera:

Sin duda la principal enfermedad de los Bull Terrier, afecta especialmente a los canes de color blanco y a la variedad miniatura. La sordera (parcial o total) afecta aproximadamente al 20% de los ejemplares de color blanco, pero solamente a una décima parte (es decir, un 2%) de los ejemplares de color.

Hay que tener en cuenta que la sordera puede ser hereditaria o adquirida, siendo esta última menos frecuente. Es recomendable realizar el test de BAER a partir de las 6 semanas de edad del cachorro para saber a ciencia cierta si tu amigo sufre o no de esta enfermedad.

Problemas cutáneos:

El LAD (acrodermatitis letal) es de carácter hereditario y es exclusivo de esta raza. Retrasa el crecimiento del cachorro y puede llegar a matar al perro antes de cumplir los 2 años de edad.

Hace poco tiempo un grupo de investigadores descubrió que este mal se debe a un gen vinculado a la proteína Muskeln 1, qué es la encargada del ácido ribonucleico mensajero. Gracias a esto actualmente se puede saber si un Bull Terrier es portador o no de esta enfermedad desde su nacimiento con tan solo una muestra de sangre.

Las alergias son otro de los males que aquejan a esta raza, si bien no es frecuente que esto ocurra regularmente. Lo que si es normal es que a los Bull Terrier les salgan callos en la zona de los codos y en los corvejones de las patas, por lo que se recomienda hacerlos dormir sobre una cama blanda que les alivie este mal.

Afecciones renales:

La glomerulonefritis hereditaria y el riñón poliquístico (también conocido como PKD), son las 2 principales afecciones renales de los Bull Terrier. Ambas son difíciles de detectar y pueden derivar en una insuficiencia renal, existe un examen denominado UPC que puede ayudar a saber si nuestro can es propenso a padecer estos males.

Alimentación y dieta recomendada:

El Bull Terrier suele tener un apetito voraz, por lo que deberás controlar muy bien su alimentación y su ejercicio para que no tengan problemas de sobrepeso. Recomendamos un pienso de alta calidad, rico especialmente en proteínas. Además, deberás controlar su ingesta, la cual recomendamos sea de una cantidad moderada pero frecuente.

En su vejez es muy recomendable ofrecerles un pienso “senior” o el equivalente para los canes adultos que ya no se mueven tanto y se vuelven más delicados (en especial en cuanto a la respiración se refiere). Por último es sumamente importa que al Bull Terrier nunca le falte agua, ya que se suelen acalorarse con facilidad y la necesitan permanentemente.  

Les dejamos a continuación distintas opciones de comederos para perros: la primera, es una comedero elevado, el cual ayuda a que tu perro no sufra torsión gástrica. El segundo es muy útil si usted pasa muchas horas fuera de casa, ya que «auto-regula» el agua y el pienso. Y el tercero, es un comedero especial para «glotones», ya que al tener formas dentro, evita que los perros coman tan aprisa y así evitar problemas gástricos.

Ejercitación necesaria:

Nuestros queridos Bull Terrier necesitan hacer bastante ejercicio para gastar su alta cuota de energía. Pero cuidado, sobre-ejercitarlos de cachorros puede ser perjudicial para su salud y su crecimiento.

Recomendamos al menos 2 paseos diarios de buena duración y, de ser posible, 1 o 2 dias a la semana llevarlo a un parque u otro lugar al aire libre donde pueda correr y ejercitarse más. Es importante tener en cuenta que en muchos países es considerada una raza potencialmente peligrosa, por lo que siempre es necesario llevarlo con correa y bozal en estos territorios.  

Aseo:

Se trata de una raza que no requiere de grandes cuidados para que su pelaje y su cuerpo en general muestren una salud optima. Bastará un cepillado semanal para retirar el pelo muerto y con un baño cuando esté realmente sucio o en su defecto cada aproximadamente 2 meses. Siempre hay que utilizar un shampoo especializado para perros, de lo contrario es posible que le den alergias en la piel.

Hay que prestar especial atención a sus orejas y oídos los cuales deben estar siempre limpios para evitar infecciones y otras complicaciones.  

Nosotros recomendamos este champú de aloe vera que suele ser de lo más efectivo para la delicada piel del Bull Terrier. También les dejamos un cepillo y un corta uñas, ambos de excelente calidad y totalmente aptos para el Bull Terrier.


Fotos de cachorros Bull Terrier:

6 comentarios en “Bull Terrier”

  1. Have you ever considered about including a little bit more than just your
    articles? I mean, what you say is fundamental and all.
    But think of if you added some great photos or video clips to
    give your posts more, «pop»! Your content is excellent
    but with pics and videos, this blog could definitely
    be one of the best in its field. Great blog!

    Responder
  2. Nice post. I learn something totally new and challenging
    on sites I stumbleupon every day. It will always be interesting to read articles from other writers and
    use something from their websites.

    Responder

Deja un comentario