Beagle

Historia del Beagle

El Beagle es una raza de perros de tamaño mediano que pertenece al grupo de los sabuesos. Los sabuesos comenzaron a ser clasificados durante el siglo XVI, esta clasificación se hacía en base a la finalidad que tenían dichos animales: Si eran sabuesos de vista, de olfato u otro tipo.

“Begles” es un término que proviene del francés y que significa “gran boca” o “boca grande”, este nombre hacía referencia a la tendencia de estos animales a aullar.

El origen de la raza Beagle no está muy bien definido al día de hoy, pero se ha comprobado que había perros con características similares a la de este animal en la Antigua Grecia. Jenofonte, en uno de sus escritos, relata sobre un sabueso pequeño que era utilizado para la cacería de liebres. También hay indicios sobre la existencia de este perro en las leyes de Canuto el Grande que establecían que aquellos animales que acosaban un venado debían recibir el castigo de mutilación de una de sus patas. Estas leyes, de referirse a la raza de sabuesos Beagle, confirmarían que esta familia de perros existe en Inglaterra desde principios del siglo XI.

Durante la época medieval, se utilizó el término Beagle para referirse a aquellos sabuesos de tamaños más pequeños. Aquellos perros eran muy diferentes a la raza que conocemos en la actualidad.

En 1830, en el condado de Essex, Phillip Honeywood estableció un criadero que se cree que creó las bases para la formación de la raza Beagle que conocemos en la actualidad.

Honeywood se concentró en la crianza de perros de caza y fué Thomas Johnson quien tuvo la labor de perfeccionar la raza para obtener como resultado un perro cazador y atractivo. Surgieron dos variedades de este trabajo llevado adelante por Johnson: El Beagle de pelo áspero, que es una variedad que ha quedado extinguida en la actualidad (sus últimos registros de una aparición datan  de un espectáculo de perros en el año 1969) y el Beagle de pelaje liso que es el que tenemos presente en la actualidad.

Al día de hoy los Beagles son utilizados en muchas ocasiones para la caza de perdices y conejos

Personalidad y carácter de los Beagles

Los Beagles tienen buen carácter, incluso son descritos en varios estándares de raza como perros “alegres”. Son definidos como animales de grupo que tienden a llevarse bien con la mayoría de perros, humanos y animales de otras especies. Aunque deben estar en contacto desde muy pequeños para entablar relaciones llevaderas con gatos.

Los Beagles no son agresivos, se llevan bien con los niños y no tienen ni un poco de timidez  a pesar de que suelen ser fríos en los primeros encuentros con extraños. Los suelen aceptar con facilidad.

El Beagle podría llegar a ser considerado un perro guardián, que ladrará con facilidad ante la presencia de un desconocido o cualquier suceso inusual. Pero, a pesar de lo mencionado, lo más probable es que no ataque al desconocido.

Salud y posibles enfermedades de la raza

El promedio de vida de los Beagles varía entre diez y quince años. Es el promedio que tienen la mayoría de los perros de esta talla.

En general, se trata de una raza muy sana. Sin embargo, los Beagles son propensos a tener epilepsia, la cual puede controlarse mediante medicación. Al igual que muchas razas, pueden sufrir displasia de cadera, lo que acarrea problemas muy serios de movilidad y es muy importante hacerles un examen de la cadera a estos perros.

También pueden sufrir hipotiroidismo (se controla con medicamentos) y enanismo. Otra enfermedad particular de esta raza es la denominada como “Funny Puppy” en la que el animal crece despacio y desarrolla piernas débiles y un desvío en su espalda. Si bien el perro está sano es propenso a contraer otras enfermedades.

Por último, otra de las enfermedades que puede llegar a tener el Beagle es la meningitis que se tiende a dar con más frecuencia que en otras razas.

Imágenes de Beagles

Ejercicio recomendable

La raza Beagle necesita de mucho ejercicio pero hay que tener en cuenta que es un perro difícil de entrenar. Esto se debe a que es una raza que es decidida y resuelta, criada para persecuciones largas. Si bien suelen ser obedientes, una vez que perciben un rastro es muy difícil hacerlos retroceder.

Los expertos recomiendan no dejarlos sueltos hasta que no estén completamente bien entrenados y que obedezcan al llamado de regreso.

Tienen una excelente resistencia y no son nada sencillos de hacer cansar, se recomienda igualmente no llegar a este extremo sin darles descansos previos. El ejercicio es ideal para evitar en ellos el aumento de peso al que son propensos.

Nutrición recomendable en Beagles

El metabolismo del Beagle es rápido y queman calorías a un ritmo muy elevado. Su estómago es pequeño por lo que se recomienda que coman de forma frecuente en pequeñas cantidades.

Los alimentos balanceados pequeños facilitan la masticación y digestión de estos animales.

Aseo y cuidados del pelaje

No requieren de cuidados excesivos. Con un cepillado semanal para eliminar excesos de pelaje alcanza. Se deben examinar los oídos con regularidad para evitar infecciones.

Fotografías de cachorros Beagle

Características generales

Peso: Entre 10kg y 20kg.

Altura: Machos hasta 38 cm, hembras hasta 33 cm.

Nivel de actividad: Medio.

Esperanza de vida: Entre 12 y 15 años.

Tendencia a babear: Baja.

Tendencia a roncar: Baja.

Tendencia a ladrar: Media.

Tendencia a excavar: Media.

Necesidad de atención: Baja.

Necesidad de socialización: Baja.

Especialización: Caza de liebres, perdices y conejos.

Longitud del pelo: Corto.

Características de pelaje: Liso.

Colores: Variados.

Necesidad de aseo general: Baja.

Reconocimiento de clubes

Real Sociedad Canina de España (RSCE)

United Kennel Club (UKC)

Calificaciones
Fecha
Contenido
Características generales de la raza y cuidados correspondientes
Calificación
51star1star1star1star1star

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Beagle”